He aprovechado mi primer fin de semana disponible para conocer en profundidad los problemas de la Sierra Minera. Me han acompañado expertos que me han ayudado a entender la complejidad de esos problemas. He recorrido la sierra, he visitado El Llano y he entendido que queda por delante un trabajo titánico. 

Sé bien que la voluntad no basta, pero a mí no me va a faltar voluntad. Se lo merece la gente que he visto preparando el carnaval, hablando de sus cosas en el bar del Casino o haciendo deporte por los caminos abiertos entre las cortas y las balsas. Debemos ser capaces de minimizar los riesgos para esos vecinos y aprovechar todo el potencial turístico de esa zona

Categorías: Vecinos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *