He recorrido la calle San Fernando con algunos de los comerciantes que siguen manteniendo sus locales abiertos a pesar de las dificultades. San Fernando tiene todas las cualidades para convertirse en la calle de comercio tradicional que busca el turista cuando visita una ciudad.

Esta calle puede serlo porque tiene comerciantes con fuerza y con iniciativa, y porque está situada en un lugar estratégico. Es la última calle peatonal del casco, conecta el recorrido que empieza en Gisbert con el que empieza en la plaza del Ayuntamiento y, además, bordea el Molinete.

Categorías: Vecinos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *