Cartagena y Los Alcázares estudian posibles soluciones a la red de saneamiento de la urbanización Bahía Bella

Los Ayuntamientos de Cartagena y Los Alcázares analizan la propuesta de los vecinos de la urbanización Bahía Bella para evitar el riesgo de vertidos al Mar Menor creando una red de saneamiento, que sufragarían los residentes, porque la situación urbanística de la zona impide que la inversión se desarrolle con fondos públicos.

La reunión ha contado con la presencia de los alcaldes de ambos ayuntamientos, Noelia Arroyo Mario Pérez Cervera, que ha subrayado “el interés de ambos de resolver un problema que arrastramos desde hace años”, y ha señalado el compromiso de ambos ayuntamiento de “estudiar todas las fórmulas jurídicas posibles que nos permitan resolver un problema medioambiental y evitar que lleguen vertidos al Mar Menor”, según Noelia Arroyo.

Una de las soluciones que plantean los vecinos es asumir por su parte la construcción de la red de saneamiento y conectarla a una estación de bombeo de Los Alcázares, para lo que contarían con la colaboración del consistorio alcazareño, según ha explicado el alcalde. “No habría problema de que se conectasen a nuestra red y vamos a estudiar la fórmula jurídica para hacerlo. De este modo, cesarían los vertidos al Mar Menor”, ha dicho Cervera.

Al encuentro también ha asistido la vicealcaldesa y concejal de Urbanismo, Ana Belén Castejón; así como la concejal de Infraestructuras, María Casajús, y técnicos de los servicios de Urbanismo e Infraestructuras, y una amplia representación de los vecinos de Bahía Bella y sus servicios jurídicos.

Los vecinos, a través de su portavoz, Amparo Moreno, han agradecido a los dos ayuntamientos su predisposición por intentar dar una solución a este problema que arrastran desde hace décadas, y ha destacado que “estamos en el camino de conseguirlo”. Además, la representante de los residentes de la zona ha recordado que la urbanización cuenta actualmente con más de 400 viviendas.

La alcaldesa ha destacado la buena coordinación existente entre los vecinos y los dos ayuntamientos, y señala que el Plan de Vertido Cero considera una actuación prioritaria que cesen los vertidos al Mar Menor desde esta urbanización. “A esa singularidad nos vamos a acoger para dar solución a este problema”. Para ello, señala, será necesario contar con los permiso de la Confederación Hidrográfica del Segura.