El Silencio cerró el Jueves Santo las procesiones californias para dar el testigo a los marrajos, de madrugada, con el Encuentro

Californios, Marrajos y Resucitados se reparten el protagonismo de los últimos días de la Semana Pasional cartagenera. La Procesión del Silencio en la noche del Jueves Santo, con salida a las 21,00 horas de Santa María, despidió a la Cofradía California, cediéndole el testigo, ya en la madrugada del viernes, a los marrajos, que sacaron a la calle al Jesús Nazareno desde la Pescadería, y a la Virgen Dolorosa, desde la iglesia de Santa María, para encontrarse, a las 4:30 horas, en la Plaza de la Merced, punto de encuentro de fieles y visitantes que optan por pasar la noche en vela para formar parte de este tradicional acto.

Previamente, la Cofradía Marraja calentó motores con la celebración del tradicional Cabildo de las Yemas en el Nuevo Teatro Circo, al que asistió la alcaldesa, Noelia Arroyo, quien también participó en la madrugada del Encuentro acompañando al Jesús desde la Pescadería.

También  el Jueves Santo, la procesión del Santísimo Cristo de los Pescadores de Cabo de Palos, partió de la Iglesia de la localidad, a las 20,30 horas, y contó con la participación de la alcaldesa, Noelia Arroyo. En ella se revivió también un encuentro, en el muelle de espera, de la Santísima Virgen Dolorosa con nuestro padre Jesús Nazareno, con recogida en la lonja de los Pescadores tras cantar la salve.