La alcaldesa pide a la Virgen de la Caridad unidad ante las nuevas incertidumbres

La alcaldesa de Cartagena, Noelia Arroyo, ha entregado esta mañana la tradicional Onza de Oro destinada al sostenimiento económico de los enfermos del Santo y Real Hospital de Caridad, que tiene lugar cada Viernes de Dolores en la Basílica de la Caridad.

Arroyo ha advertido de que las consecuencias de la crisis, agravadas por la situación internacional exigirán nuevos sacrificios, pero ha asegurado que con unidad pueden superarse. “La historia ha demostrado que los cartageneros somos capaces de llegar muy lejos si avanzamos unidos y con el mismo objetivo”, ha dicho.

Durante la ofrenda, la alcaldesa ha recordado la conmoción por “el horror de la guerra en Ucrania” de los cartageneros, que se han movilizado en su ayuda y “hemos abierto nuestros brazos a las familias que dejan atrás su casa, su patria y a sus seres queridos. Les daremos refugio, protección y consuelo hasta que puedan regresar de su exilio”.